Appsterdam

scroll

AppsterdamÁmsterdam es conocida como la Venecia del norte. Es famosa por sus canales, sus coffeeshops y su Distrito Rojo. Pero, además de todo eso, es el mejor lugar del mundo para vivir desarrollando software según Mike Lee.

Llevo toda la semana en Ámsterdam, trabajando en la sede europea de Atlassian. Una de las primeras preguntas que hice al llegar fue ¿Por qué Ámsterdam?

La ciudad holandesa no parece la opción más lógica para establecer el cuartel general en Europa de una compañía australiana -seguro que todos pensamos antes en Londres, Paris o incluso Barcelona- pero, la ciudad reúne una serie de cualidades únicas que no sólo han convencido a Atlassian sino también a Mike Lee de que no sólo puede ser el Silicon Valley europeo, sino que puede superar su modelo en vez de convertirse en el enésimo intento de copia del mismo.

[quote]Si quieres hacer películas, vete a Hollywood. Si quieres hacer musicales, vete a Broadway. Pero, si lo que quieres es hacer aplicaciones, vente a Appsterdam.[/quote]

Mike tiene un currículo de triunfador de libro en “El Valle“. Fundó Tapulous, la compañía que creó el primer gran éxito de iPhone: Tap Tap Revenge. Después de vender su compañía, estuvo trabajando en Apple hasta que se despidió para tomarse un año sabático y visitar varios lugares por todo el mundo -desde Argentina hasta Camboya- hasta encontrar el mejor sitio donde poder vivir y trabajar.

¿Por qué Ámsterdam?

En Ámsterdam encontró la mezcla ideal de historia, calidad de vida, servicios y precio. Es una ciudad donde se puede ir a todos los sitios en bicicleta, los precios de las casa y alquileres son mucho más bajos que en otras capitales europeas, tiene un aeropuerto internacional de primer nivel y servicios públicos de alta calidad, que incluyen por supuesto Sanidad gratuita.

Pero, lo más importante de todo era que Ámsterdam ya contaba con una vibrante escena de desarrolladores y diseñadores y, además, cualquier ciudadano europeo puede establecerse aquí sin tener que realizar tramite alguno y, los estadounidenses, pueden conseguir permiso de residencia simplemente acreditando que vienen a fundar una empresa.

Así que, finalmente, Mike se estableció en Ámsterdam para fundar Appsterdam, una concentración de personas y servicios con el objetivo de convertir a la ciudad en el mejor destino posible para desarrolladores independientes.

Un colectivo, una idea, una filosofía

Silicon Valley es la Meca de la emprendimiento tecnológico para muchos. Sin embargo, después de haber completado el ciclo completo de creación de empresa-desarrollo de producto-venta de empresa, Mike empezó a ver los claroscuros del Valle.

  • Para un trabajador autónomo e independiente como él cuando dejó Apple, conseguir un seguro médico es prácticamente imposible o tiene un precio desorbitado
  • La actual política de inmigración hace cada vez más difícil y costoso traer talento de fuera
  • La cultura empresarial no está enfocada en crear empresas y aplicaciones rentables sino empresas atractivas para ser compradas

Sin embargo, Mike Lee tenía sus propias ideas sobre como debía ser el futuro del desarrollo y esas ideas chocaban radicalmente con la filosofía de Silicon Valley:

  • Ve a los desarrolladores como artesanos, y cree que estos pueden colaborar, unirse y volverse a separar en estructuras menos formales y rígidas que la empresa típica.
  • Cree en la cultura de la colaboración en vez de la competición y se ríe de las competiciones de tipo “mi pene es más grande que el tuyo” que suelen enfrentar a los desarrolladores: Ruby vs. Java, VI vs. EMACS, tabulación vs. espacios…
  • Busca disfrutar del ambiente de una conferencia todos los días. Un ambiente participativo, amistoso, donde todos estén dispuestos a enseñar al de al lado y todos estén dispuestos a aprender del de al lado, con un espíritu participativo.

Pero, lo que diferencia a Appsterdam de otros movimientos similares -sobre todo los nacidos alrededor del software libre- es que Mike es plenamente consciente de que, para que sus ideas se hagan realidad, es necesario generar ingresos.

El movimiento de Appsterdam no esta en contra de los desarrolladores ganen dinero con su trabajo ni que se cobre dinero por el uso del software. Lo que si promueve es que los técnicos se ganen la vida creando aplicaciones útiles, rentables y que la gente normal use, en vez de crear algo con el único objetivo de que te compre el Google, Facebook o Microsoft de turno.

Y no está solo en su intento. Appsterdam ya [highlight]ha alcanzado acuerdos con la ciudad de Ámsterdam, que está encantada de convertirse en un hub tecnológico europeo, y con la Universidad de Ámsterdam, para crear un programa de Ingeniería del Software orientado al desarrollo como el que ya existe en Stanford[/highlight].

[quote]disfrutar del ambiente de una conferencia todos los días[/quote]

¿Triunfará Appsterdam? ¿Conseguirá sus objetivos? Desde luego, lo que hay que reconocerle es haberse convertido en un referente que ha articulado las ideas que muchos teníamos en la cabeza: que otro modelo es posible y que, además, es posible desde aquí.

¿Os veis viviendo en Ámsterdam o creéis que podemos montar nuestro propio Appsterdam en España?

La charla de presentación de Appsterdam