Modelo 90-9-1Esta semana, tuve la oportunidad de hablar con Vanessa Ramos, responsable de marketing de Masterbranch, sobre como gestionar comunidades de usuarios.

Al igual que Bonillaware, para una empresa con un nicho de mercado tan especifico -los contribuidores y committers de software libre- como Masterbranch, crear una comunidad de usuarios fieles y hacerla crecer, es crucial. Por eso me pareció tan divertido que los dos sacáramos en la conversación, al mismo tiempo, el modelo 90-9-1.

El modelo 90-9-1 sostiene que sólo el 1% de los usuarios de Internet crea contenido, el 9% llega a comentar o modificar ese contenido y una inmensa mayoría del 90% se limita a consumir dicho contenido sin aportar nada.

El termino fue acuñado por los bloggers Ben McConnell y Jackie Huba en 2006, mucho antes del nacimiento de la web 2.0, que supuso un cambio radical al dejar de ver a los usuarios como meros consumidores de contenidos para convertirlos en los creadores mismos de dichos contenidos.

A pesar de la revolución 2.0, sorprendentemente, el modelo 90-9-1 o principio de la desigualdad participativa, sigue manteniendo su vigencia. En Internet, podemos encontrar con facilidad alguno de los principales ejemplos:

  • Sólo el 0,16% de los visitantes de YouTube contribuyen con nuevos vídeos
  • En Flickr, sólo el 0,2% de los usuarios suben fotos
  • El 50% de todas las correcciones de la Wikipedia son creadas por un núcleo formado por el 0,7% de los usuarios

Si asumimos la validez del modelo 90-9-1, deberíamos pensar como podemos utilizarlo.

Brian Magierski, CEO y cofundador de Appconomy, propuso hace un par de semanas un interesante planteamiento:

  • Premiar, de una manera u otra, a ese 1% de nuestros usuarios estrella
  • Cuidar al 9% de usuarios que enriquecen el contenido
  • Incentivar al resto de los usuarios para que participen como los usuarios anteriores

Este no es uno de esos planteamientos teóricos que sólo se pueden aplicar en empresas fuera de nuestra realidad. Falso. Incluso los proyectos más humildes, como este blog, puede usar el modelo 90-9-1.

Prometo, porque puedo prometer y juro sobre la tumba de Rodolfo Langostino que jamás he comprado un enlace, referencia o mención. Pero, aunque parezca increíble, hay gente a la que le gusta las idioteces que escribo. Tanto como para, además de leerla, compartirla.

Como Fran Mosteiro, un figura que retuitea TODOS los enlaces a mis artículos. O el pesao de Dani López, al que a veces cabreo y otras divierto, pero que siempre aporta mucho y bien en los comentarios. Ellos son parte de mi propia elite, mi 1%. Y, desde luego, se han ganado algún detalle. Un libro o una ronda de cervezas.

Si yo me lo puedo permitir ¿No debería poder hacerlo también una empresa con presupuesto para marketing?

Bola Extra

8 comments

  1. Fran Mosteiro Valdés 7 octubre, 2011 at 6:43 am

    Reply

    Sin duda alguna, cualquier tipo de negocio (aunque yo creo que no sólo negocios pueden/deben hacerlo) DEBE mimar a su comunidad, y más en la web2.0, en la que se VIVE de las comunidades.
    La tecnología, los diseños, …. son críticos para tu negocio; pero TÚ comunidad, a parte de ser crítica para ti, debería ser lo más importante. A fin de cuentas, sin ella, no hay negocio :D

    PD: Gracias por la mención David. El mérito es sólo tuyo. Sólo suelo retwittear cosas que me parecen interesantes, así que ….. :P

    • David Bonilla 7 octubre, 2011 at 7:58 am

      Reply

      La verdad es que sois un negocio si… pero un negocio RUINOSO :P 
      Creo que, con el blog, llevo ganada la increíble suma de 5€ de comisiones de la Bonitienda. Un mogul de los negocios vamos…

      El blog son muchas horas. Y si, hay que cuidaros, porque -al fin y al cabo- escribo para poder hablar con vosotros. 

    • David Bonilla 7 octubre, 2011 at 7:58 am

      Reply

      La verdad es que sois un negocio si… pero un negocio RUINOSO :P 
      Creo que, con el blog, llevo ganada la increíble suma de 5€ de comisiones de la Bonitienda. Un mogul de los negocios vamos…

      El blog son muchas horas. Y si, hay que cuidaros, porque -al fin y al cabo- escribo para poder hablar con vosotros. 

  2. al 7 octubre, 2011 at 7:23 am

    Reply

    No se David, te lo voy a decir con cariño, aunque luego me llamarás abuelo cebolleta. Pero eso ha sido así desde tiempo inmemoriales. Se puede ejecutar mejor o peor, pero siempre ha sido así.

    Por poner algunas ejemplos, eso ya era así en mi época de javahispano (2000-2004) por poner un ejemplo tecnológico “cercano”. Pero es que  ya era así cuando yo iba al colegio y el profesor luchaba por hacer que el empollón no fuera el único que contese, que los que tenían interés no perdiesen comba y porque la gran mayoría se llevase algo. Lo mismo se aplica a un grupo de amigos o a casi cualquier colectivo.

    Vamos, que hablar de esto como una teoría del 2006 o una propuesta de hace un par de semanas me chirría, pero bueno, estamos en la década de reintentar e mundo. Ok, aceptaré que le han dado un “nombre en la red”, vale, pero apostaría a que tiene un nombre en sociología o psicología desde hace al menos un siglo.

    • David Bonilla 7 octubre, 2011 at 8:10 am

      Reply

      Antes de nada: ERES UN ABUELO CEBOLLETA :)

      Supongo que esto existió antes de que alguien creara una bandera que tuvo éxito con el público general. Pero vamos, eso pasa casi con cualquier cosa. Empezando con casi cualquier cosa de marketing que sigue basado en material de Kotler y acabando en nuestra adorada Apple, que no invento -ni mucho menos el concepto de reproductor MP3, pero lo redescubrió para el público general con el iPod.

      Como bien dices, es un concepto básico ¿Y? 

      La conversación con Vanessa me lo recordó y lo he publicado porque lo encontré interesante para la audiencia del blog, que incluye muchos desarrolladores que han leído poco o nada de marketing.

      Desde que en la JavaZone vi a uno de los ponentes estrella dar una sesión -a estás alturas- sobre las características básicas de HTML5, me di cuenta de que a mucha gente le interesa que le descubras cosas que no se inventaron ayer. Probé con el articulo de node.js y parece ser que gustó mucho ^_^

      PS: creo que este es el primer molpecomentario del blog ¿¿?? O_o

      • Al 7 octubre, 2011 at 10:22 am

        Reply

        En mi línea general me he debido explicar fatal. No tengo nada en contra de que hables de esto, ni de esto ni de nada, ni por ser básico no por dejar de serlo, porque nadie nace sabiendo, yo el primero. Me parece genial que transmitas todos los conceptos que creas que deben ser transmitidos. Mi más sincera enhorabuena y agradecimiento por ello. 

        Lo que *no me gusta* es que es demasiado habitual en “la internet” pensar que el mundo comenzó en 2005 o con la web 2.0. 
        Aunque un par de bloggers acuñaran el término de “modelo 90-9-1″, como decía *dudo mucho* que sea algo nuevo. Si hasta hace unas semanas nadie ha pensado que hay que premiar, cuidar e incentivar la participación de la gente , que venga dios y lo vea.
        Hay una parte de onanismo en la internet actual que simplemente me parece triste.

  3. Guillermo Montoya Fanegas 7 octubre, 2011 at 2:55 pm

    Reply

    Hola David;

    El modelo es una manera sencilla de explicar lo que cuenta Charlene Li en su Mundo Groundswell, que aunque ya está escrito hace algún año, es perfectamente válido para establecer la tipología de participación en Internet.

    Si bien los ejemplos que describe se refieren a situaciones de hace tres o cuatro años, la verdad es que el libro es muy interesante si se lee con la distancia necesaria (yo lo leo con distancia, pero porque no veo un pimiento de cerca, pero eso es otro asunto).

    Y, por cierto, a mí también me gustan las idioteces que escribes. Y mucho. Seguiré retwiteándote, aún sin incentivo. Para que veas.

    Sevilla tiene un color especial y espero que en la Barcamp salgan por todas partes. Nos vemos!!

  4. jmarranz 7 octubre, 2011 at 4:16 pm

    Reply

    Estoy con Alberto (saludos “viejo” compañero), la “novedad” de esto del intelnes es que la proporción antiguamente sería algo así

    99-0,9-0,1

    Eso significa que ahora un 0,9% más tenemos el atrevimiento de contar gilipo… estooo cosas en público y un 8,9% más creen que tienen interés nuestras  gilipo… cosas y hasta se creen con autoridad de “corregirlas” (como si una gilipo… cosa de escaso interés necesitara corrección) y el 90% restante comete el error de repartir en muchas más personas su interés de “conocimiento” en vez de estar todo el mundo leyendo a Vargas Llosa o Saramago o similares personajes de verdadero interés (en torno al 0,001 %)   :)

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>