Objetivo Fricción Cero: el making-of de Otogami PowerUp!

scroll

Hace un par de días lanzamos PowerUp!, una extensión de navegador que te avisa automáticamente si encuentra una oferta mejor del artículo que estás a punto de comprar online. Podría desperdiciar un par de párrafos en explicaros en detalle qué hace y cómo lo hace, pero es tan maravillosamente simple y visual, que se explica por sí sola en un vídeo de menos un minuto:

La Gloria o la NADA: por qué creamos PowerUp!

En julio tocamos fondo. Después de un abril duro en el que perdimos una gran cuenta que nos proporcionaba un buen puñado de tráfico referido, lanzamos una pequeña campaña en Meristation para intentar atraer nuevo público. El tráfico subió de forma artificial, pero después no se sostuvo.

Lo peor no es que julio fuera un mal mes sino que, históricamente, agosto siempre suele ser peor. Para una startup a la que se exige una tendencia siempre positiva, el futuro parecía una auténtica debacle.

Una parte del equipo propuso seriamente cerrar la web -o, al menos, dejarla en stand-by– para dedicarnos exclusivamente a Runnics, pero habíamos trabajado muy duro para desarrollar la versión 2.0 de la web y teníamos un stand en la Gamescom de Colonia contratado desde hacía meses. Así que decidí que viajáramos a Alemania para lanzar la nueva versión de la web en el evento como una especie de “funeral vikingo”, el broche de oro que merecía un proyecto en el que habíamos estado trabajando un año y medio.

Lo hicimos y, sorprendentemente, a la gente le gustó. Tanto que, en pleno mes de agosto, batimos nuestro récord histórico de tráfico. A Google -que tradicionalmente había odiado Otogami- también le gustó el cambio. Este es nuestro tráfico orgánico desde que lanzamos la nueva web:

trafico-organico-otogami

Puede que el empuje de Google fuese lo que nos faltaba para conseguir esa tendencia positiva que buscábamos, pero no era suficiente. Teníamos que encontrar algo que multiplicara por 10 nuestro tráfico e ingresos o cerraríamos. No ya porque fuera difícil conservar el apoyo de nuestros inversores si no demostrábamos capacidad de crecimiento, sino por el propio equipo: nos estábamos dejando la piel en el proyecto. O construíamos algo que mereciera la pena o cerrábamos el chiringuito y nos dedicábamos a otra cosa. No habíamos montado todo esto para sobrevivir, sino para intentar vivir de ello. Necesitábamos hacer algo más. Algo diferente.

Proyecto Cápsula: conseguir el Efecto Wow reduciendo la fricción

Empezamos a estudiar todas las ideas que teníamos para conseguir multiplicar nuestro tráfico: abrir en más países, crear nuevos verticales… Por aquel entonces, me empecé a obsesionar con el tema de la fricción y la conveniencia observando las tiendas “de chinos” que han surgido como setas en todos los barrios de Madrid.

Los “chinos” no tienen los mejores precios ni el mejor catálogo, pero son convenientes. Están cerca de casa y abiertos cuando llegas tarde de trabajar. Otogami tenía que conseguir ser conveniente, así que, rescatamos una vieja propuesta de Jeroclo y construimos un prototipo sin avisar si quiera a nuestros inversores, sólo para demostrar que podíamos hacerlo.

Para explicarles qué habíamos hecho -y, sobre todo, que pretendíamos hacer- preparé una presentación sobre el proyecto que, en aquel momento, tenía el nombre clave de “Cápsula”. Estas son algunas de las diapositivas que incluía:

PROYECTO_CAPSULA.002

PROYECTO_CAPSULA.004

PROYECTO_CAPSULA.005

PROYECTO_CAPSULA.006

PROYECTO_CAPSULA.007

PROYECTO_CAPSULA.009

Cuando nuestros inversores recibieron la presentación, sólo recibimos un tipo de feedback: “intentadlo, merece la pena”. Había nacido el Proyecto Cápsula o, como hoy se conoce comercialmente, Otogami PowerUp!.

El futuro de Otogami (y de PowerUp!)

Apenas han pasado un par de días desde que lanzamos PowerUp! y es pronto para decir si ha sido un éxito o un fracaso, pero ya ha superado nuestras expectativas. Nos habíamos marcado como objetivo conseguir 1.000 instalaciones el primer mes. Las conseguimos en las 3 primeras horas.

Toda la gente que ve el producto funcionando dice que parece “revolucionario”, un game changer. Pero ya hay miles de extensiones en el mercado. Lo único revolucionario que hemos hecho es desarrollar una que intenta hacer una única cosa, pero extremadamente bien. Por eso no comparamos coches o lavadoras.

Y crecemos. En septiembre, volvimos a batir nuestro récord histórico de visitas e ingresos. Si todo sigue así, es probable que en octubre volvamos a lograrlo. Saber que, si conseguimos “el efecto Wow” o no, sólo es cuestión de tiempo.

Tráfico web orgánico de Otogami