Pintxo Management

No creo en las comidas de negocios. Es más, las detesto. Son incómodas, interminables, caras y -lo que es peor- la mayoría de las veces, poco productivas.

No me entendáis mal, creo que el cara a cara puede desbloquear situaciones enquistadas por correo electrónico y que el lenguaje corporal de tu interlocutor te proporciona detalles y matices que nunca podrás apreciar en una videoconferencia.

Lo que no me gusta es verme atrapado durante horas en algo tan rígido y formal como una comida de negocios de copa, café y puro. Por eso, hace tiempo que desarrollé el concepto de Pintxo Management: si quieres organizar una reunión informal para hablar de temas profesionales, es mucho mejor hacerlo alrededor de unas cervezas y unos pintxos que de una mesa de restaurante.

El Pintxo Management es tan flexible y cómodo que permite convocar reuniones sin conocer de antemano el número de asistentes ni el tema principal de la mismas. Cuando los compromisos lo permiten, acostumbro a reunirme los viernes con un ecléctico conjunto de pintxólogos que en muchos casos, no se conocen entre sí.

No os podéis ni imaginar la de ideas y propuestas interesantes que han surgido entre gilda y clara de limón, pero, sobre todo, como nos divertimos.

Las 8 ventajas del Pintxo Management

  • A todo el mundo le gustan los pintxos. Croquetas, tortilla de patatas, jamón ibérico o queso brie con mermelada. En el Planeta Pintxo, todo el mundo tiene su sitio
  • Una oportunidad de que todos paguen. ¿Quién no se ha sentado en una comida de negocios sin saber quién debía pagar? De pintxos, todos pueden pagar una ronda, uno puede pagar la de todos o hacer bote. En cualquier caso, se evita ese violento momento de la cuenta.
  • Varias reuniones en una.  En una comida estás clavado a tu silla. Si te interesa hablar con una persona que está en la otra punta de la mesa, tendrás que hacerte con un megáfono para tener unas mínimas posibilidades de éxito. Sin embargo, en una ronda de pintxos puedes moverte, hablar con unos, con otros o centrarte exclusivamente en un único interlocutor. ¡Y todo en la misma reunión!
  • Apto para más de 6 personas. Una comida de negocios con más de 6 personas, comienza a parecerse peligrosamente a una boda. En cambio, la flexibilidad de una ronda de pintxos permite incorporar a un número casi ilimitado de comensales, que pueden unirse en cualquier momento sin que parezca una falta de grosería tal como llegar a los postres.
  • El pintxo es más rápido, más lean. En media hora puedes haber pedido, bebido, comido, pagado y hablado del tema que te interesa. En muchos restaurantes aún no te habrían servido el primer plato.
  • El pintxo es más informal. No todos se sienten confortables en un restaurante que exige corbata o comiendo centolla con maza y pinza. No hay nada más informal –y más adaptable- que una ronda de pintxos. Es mejor hacer negocios si todos se sienten a gusto.
  • Dieta Friendly. Estás a dieta estricta, te organizan una comida en el Asador Donostiarra de turno y te la lían parda. Sí, puedes tener la fuerza de voluntad de Shackleton y quedar como un raro pidiendo “sólo unas verduritas a la plancha”, pero es mucho más fácil pasar de una o dos rondas de pintxos sin que se note.
  • Una retirada a tiempo es una victoria. Levantarse de la mesa es una falta de educación, pero en una ronda tienes más oportunidades para atender llamadas inoportunas y los fumadores pueden intentar satisfacer su síndrome de abstinencia sin que nadie se moleste. Incluso puedes marcharte antes del final si surge un imprevisto o crees que ya has tratado los temas previstos.

Te animo a que te unas al movimiento. ¡Practica el Pintxo Management!

  • Mike

    Simplemente cojonudo. Totalmente de acuerdo!!. Tambien se podría promover el Pintxo Learning

  • Ricardo

    Cojonudo no, cojonudisimo!!! Aplicaremos esta técnica en TonkaLabs sin duda alguna!

  • Daniel López

    Algo parecido, por que aquí los bares de pintxo suelen ser bastante snobs y las banderillas te las clavan en la espalda y cartera, pero cuando toca una comida de trabajo/conferencia/proyecto europeo donde puedo decir algo, sugiero un buffet libre y todo el mundo a mezclarse… eso de quedarse toda la comida sentado en una mesa con los que te toque al lado/cerca limita mucho.

    Hasta en mi boda pasé de organizar un banquete normal estilo entrantes/1º/2º/… y lo hice de buffet y al que no le gustaba/apetecía la carne/pescado cogió paella si le dió la gana. Y la verdad, fué un acierto.

    No puedo opinar sobre las comidas “de negocios” puesto que no soy tan importante para asistir a ellas ;), pero a nivel currito te puedo decir que estoy totalmente de acuerdo y si puedo lo hago.

    PD: ¿Qué ****** haces escribiendo en el blog cuando deberías estar disfrutando de un viaje y una buena compañía? :P

  • Ernestoabram

    Estupendo, y si esto se lleva a EEUU puede ser una oportunidad para poner bares de pinchos en todos los sitios. 

  • http://twitter.com/mondelo_ Jose Luis Mondelo

    Completamente de acuerdo. Como “dinamizador de cañas” en mi organización, doy fe que determinados temas se tratan mejor en un ambiente distendido y relajado. La jerarquía existente en el trabajo desaparece y la conversación fluye con más naturalidad. Hay determinados asuntos que en una reunión de trabajo simplemente no se comentan (por ser temas espinosos, personales, etc) y sin embargo el ambiente de complicidad que surge alrededor de unas cervezas hace que se puedan tratar con normalidad. Y considero fundamental que un team manager se involucre con su equipo más allá de unos resultados o unos gráficos de seguimiento…

    Nosotros procuramos hacer unas “open cañas” al menos una vez al mes, en las que además invitamos a gente que ya no está en el equipo (p.e. gente que ha cambiado de empresa) así de paso mantenemos el contacto,trabajamos el networking y conocemos lo que se cuece por otros lares…

    • http://www.bonillaware.com David Bonilla

      ¡Open Cañas! ¡GENIAL! A ver si me engancho algún mes… o consigo engancharte yo a ti para las cervezas post reunión del MadridJUG, por ejemplo… ^_^

  • http://albertovilches.com Alberto Vilches

    Impresionante! si es que irse de cañas siempre ha sido más humano que quedar para comer! aunque, si te soy sincero, los tu a tu para hablar de temas importantes (como una entrevista informal de trabajo), es mejor sentarse y pedir…

    • http://www.bonillaware.com David Bonilla

      Pfff… una entrevista de trabajo !!! Eso está muy demodé ¿no? :P Pensaba que a estas alturas, ya nos conocíamos todos y sólo hacía falta tomar unos pintxos para hacer una propuesta y cerrar los detalles :)

      Ya en serio… el Pintxo Management no es la panacea universal, pero es un buen marco de trabajo para muuuuuchas reuniones, quizás no para una entrevista de trabajo, por informal que sea.

  • http://www.facebook.com/adriagalinfigueras Adrià Galín Figueras

    Simplemente perfecto. Una idea genial. A ver si lo puedo aplicar a la empresa…

  • http://bichotoblog.com/2011/10/04/jamon-extremadura/ Jamón de Extremadura

    He llegado hasta aquí buscando pintxos para escribir artículos sobre el rico jamón de Extremadura, pero esto que he encontrado no está mal. Aunque creo que existe hace mucho tiempo y sólo le faltaba el nombre.

    • http://www.bonillaware.com David Bonilla

      Ya sabes que, muchas veces, lo único que hace falta para que un concepto se entienda (y extienda) es ponerlo detrás de una bandera para que todo el mundo lo vea ^_^

  • Anónimo

    Thanks for your share!
    Here are some great jackets for you guys.
     http://www.belstaff-italia.com/

  • Pingback: 8 consejos sobre cómo emprender a los que no he hecho caso | Bonillaware